La Boda de Guadalupe y Daniel, una boda muy especial para nosotras

La Boda de Guadalupe y Daniel, ha sido una boda muy especial para nosotras, ya que hemos realizado el diseño de cada uno de los elementos que les han acompañado en su boda.

Empezamos en septiembre con su invitación.

Una invitación de boda totalmente personalizada. Por una lado con el retrato de la pareja y por el otro con un mapa con las indicaciones necesarias para llegar e ir de la iglesia al lugar de la celebración.

La pareja que actualmente vive en Sudáfrica, quería que lo que les rodea en su estancia allí, se traslade en sus invitaciones. Ella de Madrid y él de Suecia, por lo que necesitaban tres tipos de invitaciones; sueco, español e inglés.

Nos gustó mucho la idea así que aprovechamos para acompañar cada diseño con un sobre forrado a mano con una acuarela; una cebra, una jirafa o un elefante. 

Meses más tarde, Guadalupe y Daniel se volvieron a poner en contacto con nosotras para que realizásemos toda la decoración de la boda. Querían mantener esas pinceladas africanas, así que decidieron que la Protea, flor típica de Sudáfrica, fuera la encargada de decorar el seating plan y los meseros.

Para la salida de la boda, los novios escogieron un confeti de tonos dorados y pastel para que se lo lanzasen. Los metimos en unos saquitos de rafia con una etiqueta en cada una de ellas con el nombre de los novios escrito a mano.

Celebraron su boda en el Mentidero de la Villa, un espacio semiabierto con un comedor cerrado. Al entrar, los invitados se encontraban con una pizarra gigante de bienvenida escrito en sueco.

El cóctel se hizo en la parte exterior con varios rincones de distintos tipos de comida. Los decoramos con pizarras escritas a mano con lettering: el rincón del jamón y el de México. Mientras tanto, Pilar estaba en una mesa escribiendo a mano cada uno de los nombres de los invitados que se acercaban a ella. Preparamos unos marcapáginas con el retrato de los novios y la flor, para que lo tuviesen de recuerdo. El detalle les encantó a los invitados.

Pero no creáis que fue el único regalo que recibieron, las chicas, tenían una bolsita de Sudáfrica con unas alpargatas de flores, y nos encargamos de poner una pizarra escrito “Ponte cómoda” y así bajarse de los tacones y bailar.

En el convite, las mesas estaban decoradas con las flores sudafricanas y los meseros con el número de cada mesa entrelazados con la flor. Cada invitado se encontraba con el menú junto con una acuarela de la sabana africana y una rodaja de tronco de madera con su nombre escrito a mano.

Para los peques, preparamos unos bonitos packs decorados con una jirafa y que contenía entre otras cosas unos cuadernillos bilingües para que los niños se distrajesen durante el convite.

Les queremos agradecer a través de este post, la confianza que han puesto en nosotras para llevar a cabo toda la elaboración de la decoración y papelería de la boda. Nos han brindado la oportunidad que crear todo una línea personalizada, a su medida y hecha 100% a mano.

No Comments

Post A Comment